lunes, 16 de octubre de 2017

Un estudio revela que las plantas extraen agua de minerales como el yeso en época de sequía

Jarilla o zamarrilla escamosa

Un estudio del CSIC apunta que utilizan el agua de la cristalización del yeso. Plantas de raíces poco profundas usan hasta el 90% de este agua en verano. El hallazgo puede contribuir a crear métodos de reforestación en zonas áridas.

18-08-2014

Un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha revelado que las plantas pueden extraer agua del proceso de cristalización de minerales como el yeso en épocas de sequía, lo que podría ser clave para la supervivencia de muchas especies en zonas áridas y semiáridas especialmente durante el verano.

El trabajo, liderado por el Instituto Pirenaico de Ecología junto con el Centre Agrotecnio de la Universitat de Lleida, señala que el yeso y otros minerales que poseen agua en su estructura cristalina pierden este líquido (alrededor del 20% de su peso) por termodinámica en el proceso de cristalización, formando bassanita (sulfato cálcico con media molécula de agua) o anhidrita (sulfato cálcico sin agua). Este agua sería aprovechado por las plantas de suelos yesíferos.

Esta capacidad de los minerales de hidratarse y deshidratarse es la clave de la supervivencia de muchas especies de plantas en períodos estivales o de sequía, según las evidencias que aporta el estudio del CSIC, publicado en la revista Nature Communications.

La investigadora Sara Palacio, que ha dirigido el trabajo, ha explicado a RTVE.es que «no es muy común que los minerales contengan agua en su estructura, pero el yeso, que sí tiene, cambia su estructura cristalina al calentarse por un proceso termodinámico y libera agua que es aprovechada por plantas de raíz poco profunda».

En verano hasta el 90 % del agua procede de la cristalización

La investigación, que ha estudiado la planta Helianthemum squamatum o jarilla de escamas, propia de terrenos yesíferos, y otras que crecen junto a esta, revela que el agua del xilema (la savia bruta, el agua que la planta acaba de extraer del suelo antes de procesarla) contiene agua de la cristalización del yeso hasta en un 90% en la época estival.

«Hemos analizado los isótopos estables del agua, que son como un marcaje que diferencia el agua de la lluvia que está en el suelo del agua procedente de la cristalización del yeso», ha detallado Palacio, «y hemos observado que este tipo de planta con raíces poco profundas, que no puede obtener el agua de las capas freáticas, contenía en su xilema una proporción fundamental del agua de cristalización del yeso».

Las conclusiones de este trabajo son «la primera evidencia experimental de que los organismos vivos podrían hidratarse con el agua de cristalización de minerales», ha señalado. Según Palacios, conocer los mecanismos de este proceso «podría ayudar a entender la vida en ambientes extremos y en zonas áridas».

Contribución al estudio de la vida en Marte y métodos de reforestación

Además, el yeso es un mineral frecuente en Marte, por lo que «saber que este mineral contiene agua y que es un agua disponible para la vida es una nueva puerta de búsqueda de vida fuera de la Tierra», ha asegurado.

El descubrimiento del mecanismo por el que las plantas obtienen este agua también podría tener aplicaciones en métodos para la reforestación y cultivo de suelos áridos, ya que, ha explicado Palacio, «supone una nueva fuente de hidratación y cambia la manera de entender cómo obtienen agua las plantas».

Los investigadores, que de momento solo han obtenido evidencias indirectas de este proceso, continuan el estudio para conseguir evidencias directas. «Ahora vamos a marcar el agua de cristalización del yeso y ver si es exactamente ese agua el que contiene el xilema de las plantas», ha adelantado la doctora en Biología, que ha explicado que también estudiarán si a su vez las plantas pueden forzar el proceso de cristalización del mineral en condiciones extremas.

jueves, 12 de octubre de 2017

Jesús Mosterín (1941-2017): filósofo de la ciencia, la racionalidad y la cultura


Por JORDI MUNDO

El pasado 4 de octubre falleció el filósofo Jesús Mosterín. Nacido en Bilbao en 1941, estudió filosofía en la Universidad Complutense de Madrid y se doctoró en la Universidad de Barcelona. Completó su formación y realizó tareas de investigación en Alemania (estudió lógica matemática en el Institut für Mathematische Logik und Grundlagenforschung de la Universidad de Münster), en Estados Unidos (en el Massachusetts Institute of Technology) y Francia. Desarrolló su actividad como profesor, investigador y conferenciante en instituciones académicas europeas, asiáticas y americanas. Fue catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad de Barcelona y Profesor de Investigación en el Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España.

En el quehacer de Jesús Mosterín como filósofo destaca su gusto por la formalización y la dilucidación lingüística, y un esfuerzo muy logrado de claridad expositiva y parsimonia metodológica que coadyuvaron a introducir y prestigiar la tradición analítica en el contexto filosófico hispanoamericano. Su obsesión por hacerse comprender y por contribuir a difundir las nociones fundamentales de la ciencia contemporánea y los problemas epistemológicos y ético-sociales derivados de la misma le llevaron a embarcarse en proyectos que sin duda constituyeron una parte esencial de su concepción de la filosofía y de la ciencia, y que le convirtieron en un divulgador excepcional que nunca perdió el hilo de los últimos descubrimientos en la investigación científica.

Uno de los méritos menos discutibles del trabajo intelectual de Jesús Mosterín en el último tercio del siglo XX fue precisamente el de contribuir a consolidar una estimable tradición de filosofía de la ciencia escrita en lengua castellana. Sin embargo, esta aportación, valiosa en sí misma, debe evaluarse fundamentalmente a través del modo en que cristalizó. Mosterín cultivó con empeño la lógica y la matemática, con textos especializados tan bien recibidos en su momento como Lógica de primer orden (1970), Teoría axiomática de conjuntos (1971) y Un cálculo deductivo para la lógica de segundo orden (1979). La preocupación por la filosofía de la ciencia en general (Conceptos y teorías en la ciencia, 1984; Diccionario de lógica y filosofía de la ciencia, en colaboración con Roberto Torretti, 2002), y muy particularmente por la filosofía de la física y la filosofía de la biología, vertebró el conjunto de su obra. En ellas exploró la frontera entre ciencia y filosofía, la interrelación entre experiencia empírica y modelización matemática, la estructura de los conceptos y las teorías científicas como redes conceptuales. Son textos en los que realizó exposiciones elegantes, concisas y claras de problemas epistemológicos fundamentales. Muchos de ellos tenían la hechura de obras en construcción que fue remodelando en cada nueva edición, puesto que, como advertía en el prólogo de la tercera edición de Conceptos y teorías en la ciencia, «la filosofía de la ciencia todavía está en plena ebullición y las cosas aún no están maduras para síntesis definitivas (en contraste con la lógica formal, por ejemplo)» [1].

A Jesús Mosterín se le reconoce filosóficamente también por su tratamiento de los asuntos conectados por la cuestión de la racionalidad, siendo Racionalidad y acción humana (1978) uno de sus primeros trabajos con mayor impacto dentro y fuera de la filosofía. Esta obra significó la primera cala teórica seria en una senda que fue culminando en contribuciones que abarcaron nuevos campos y ofrecieron retazos de lo que apuntaba a la elaboración de una cierta cosmovisión racional, como en Filosofía de la cultura (1993) y La naturaleza humana (2006). Para Mosterín la evolución natural y la evolución cultural se proyectan por vectores diferenciados, mas se incardinan en un solo mundo. Este supuesto conlleva un ataque en absoluto inconsciente a concepciones promotoras del irracionalismo y el nihilismo de cátedra que en los últimos decenios han florecido por doquier en la academia. En esta línea, mostró una insólita variedad de intereses intelectuales, que desarrolló con su sólita vehemencia, combinando filosofía de la ciencia, lógica matemática, lingüística y racionalidad. Baste recordar su libro La ortografía fonémica del español (1981), en el que proponía nada menos que una reforma de la ortografía tradicional española que se ajustara al principio fonémico, como ilustración de su vocación de abordar racionalmente problemas socialmente controvertidos.

Mosterín consideraba que los problemas filosóficamente importantes debían pensarse a través de la lente de lo que denominó la 'gran filosofía', aquella filosofía que siempre ha estado ligada a la ciencia. Entendía que la forma de acercarse al mundo de filósofos como Platón, Aristóteles, Descartes, Leibniz, Hume o Kant estaba inextricablemente ligada al buen conocimiento de la ciencia de su tiempo. La filosofía ambiciosa es una filosofía que quiere conocer la realidad, por lo que siempre incorpora los resultados de la ciencia, la 'ciencia viva', sostenía. Con este propósito, combinó dos modos de ejercer la filosofía. El primero consistió en un esfuerzo notable por explicar aspectos fundamentales de la historia del pensamiento filosófico. Gran admirador del intento de Bertrand Russell de contar una historia del pensamiento occidental, Mosterín se propuso desarrollar una historia del pensamiento universal. En estos trabajos, Mosterín huye del relato meramente descriptivo y despliega todo su arsenal analítico interdisciplinar, señala inconsistencias y razona con claridad y rigor sus críticas. Se retrotrae por ejemplo al pensamiento arcaico, que considera que no es filosófico ni científico, pero que tiene ya una visión del mundo, una historia del origen de las cosas y reflexiones sobre los enigmas de la vida y de la muerte. Sostiene que los pensadores arcaicos carecían del sentido de la consistencia lógica, de la crítica racional y de la contrastación empírica pero que desarrollaron estrategias cognitivas fundamentales, como la escritura, la aritmética y el calendario. Se trató de un proyecto que entendía el ejercicio de la filosofía como indagación de la historia del pensamiento filosófico, que desarrolló en paralelo con otras líneas de trabajo, pues ya a principios de la década de los ochenta escribió El pensamiento de la India (1982), La filosofía oriental (1983), Aristóteles (1984) y tantos otros sobre la filosofía griega prearistotélica, el pensamiento tardío clásico y el pensamiento filosófico en las grandes tradiciones monoteístas. En todas estas investigaciones prestó atención a aspectos de lingüística, matemática, ecología y sociedad que son menos habituales en otras historias de las ideas. Al presentar al lector la versión remozada de la historia del pensamiento en China, Mosterín afirmaba con su característica convicción: «Ha sido la tradición filosófica occidental (y no otra) la que ha dado lugar a la ciencia moderna. Eso le concede una preeminencia indiscutible en el panorama del pensamiento mundial. Pero, si dejamos de lado los gérmenes científicos que contiene, en todo lo demás no es superior a las tradiciones india y china. En algunos aspectos incluso es inferior. El análisis de la paz y de la guerra por el filósofo chino Mo Di y la comunión con la naturaleza de los taoístas pueden servir como ejemplos. Precisamente la actual preocupación por la paz y por la protección de la naturaleza, asociada a nuestra nueva sensibilidad "ecologista", nos lleva a constatar la insuficiencia de nuestra propia tradición y a abrirnos con generosa curiosidad a otros horizontes culturales» [2].

El segundo modo de practicar la filosofía, fundamental para entender el proyecto intelectual de Mosterín en su conjunto, es concibiéndola como una aventura cognitiva en la que el filósofo piensa sin red —con audacia popperiana, por mencionar a uno sus más admirados filósofos— poniendo a prueba sus propias intuiciones, evaluando críticamente las tradiciones filosófico-científicas heredadas y sacando provecho del formidable caudal de resultados que le ofrece la ciencia actual sobre cómo es el mundo.

Durante los últimos treinta años aplicó este modo de filosofar al análisis de la relación entre los humanos y el resto de animales. Consideraba que el maltrato animal constituía una crueldad inaceptable para con los animales no humanos y que había que desarrollar una argumentación moral consistente, científicamente fundada, para liberar a éstos de un padecimiento que se evidenciaba en todo tipo de dominios antropológicos, económicos, sociales y culturales, desde la ganadería intensiva o la pesca extractiva a la tauromaquia. Mediante iniciativas como el Proyecto Gran Simio o colaborando con el filósofo Peter Singer, abogó por el reconocimiento de derechos de los homínidos no humanos (chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes). Libros como El derecho de los animales (1995), ¡Vivan los animales! (1998) y El triunfo de la compasión. Nuestra relación con los otros animales (2014) constituyen aportaciones capitales para el debate actual que revelan la hondura y originalidad filosóficas de Jesús Mosterín. En estos trabajos de filosofía práctica Mosterín despliega con plenitud su metaconcepción de la relación entre filosofía y ciencia como vía para sintonizar con el mundo; una concepción —en la estela de Russell— que entiende que la disposición humana a la crítica racional tiene que fundarse en una contemplación del Cosmos que nos hace ciudadanos del universo. Su obra constituye un aldabonazo para que los seres humanos (los humanes, como él nos llamaba) entendamos que no estamos solos en el universo, que somos animales entre animales, que el conocimiento de los animales es la base de nuestro propio conocimiento y que asumir nuestra animalidad es la base de una relación armoniosa y responsable con el resto de la biosfera.

Tras salir airoso del primer envite de su enfermedad mortal, hace un par de años Jesús Mosterín escribió un bello artículo, cuyo último párrafo compendia bien su modo de pensar y de hacer filosofía: «Todos los seres vivos somos configuraciones efímeras de las partículas de que estamos hechos, pompas de jabón, fogonazos fugaces, olas en el océano inmenso de la realidad. Biológicamente, y como ya sabía Aristóteles, la única posibilidad de sobrevivir a la muerte, aunque muy provisionalmente, es la reproducción. Nuestros genes siguen su camino en nuestros descendientes (los míos, en mis siete nietos), pero ese es su camino, no el nuestro, e incluso este linaje tiene los días contados. Subjetivamente, la vida es formidable y maravillosa en la medida en que tenga componentes formidables y maravillosos. Cuando ya no los tiene en absoluto, sino todo lo contrario, la vida puede convertirse en una farsa sin sentido cuya única solución es la muerte. La muerte del organismo es valorativamente neutral; no tiene nada de bueno ni de malo. Y es lo más natural del mundo» [3].

Descanse en paz.

08/10/2017


NOTAS:
[1] Mosterín, J. (2000), Conceptos y teorías en la ciencia, 3ª edición, Madrid, Alianza Editorial, p. 11.
[2] Mosterín, J. (2007), China. Historia del pensamiento, Madrid, Alianza Editorial, p. 8.
[3] Mosterín, J. (2015), «Una cita con la parca», El País, 24 de marzo.

miércoles, 11 de octubre de 2017

11 de octubre: Día Internacional de la Niña

 


«Las niñas siempre han cambiado el mundo, y esta generación puede hacerlo aún mejor». Como afirma la agencia de la ONU encargada de promover la igualdad de género, las niñas desempeñan diversos papeles en el hogar, la sociedad y la economía.

De ahí que su progreso no solo sea bueno para ellas, sino también para sus familias, comunidades, naciones y, en definitiva, el mundo. Sin embargo, la mayoría se encuentra en desventaja y sufre discriminación de género.

De hecho, solo dos tercios de los países en desarrollo han logrado la equidad de género en educación primera. Además, se ven sometidas a prácticas horribles como la ablación, obligadas a casarse o discriminadas en favor de un hijo varón.

Cada 11 de octubre se celebra el Día Internacional de la Niña para proteger a las más vulnerables entre los más vulnerables. Según los datos de la organización, cada 10 minutos, en alguna parte del mundo, una adolescente muere como resultado de la violencia.

miércoles, 4 de octubre de 2017

La independencia catalana: cinco cosas para pensar

 

La independencia catalana podría ser buena o mala: dependerá del pueblo catalán el que se haga bien, o de lo contrario lo más probable es que salga mal.

Por TONY CARTALUCCI

Los titulares y comentarios a lo largo de los medios orientales y occidentales se han enfocado principalmente en el referendo por la independencia catalana, las acciones de la policía española y los intentos de impedir las elecciones.

Sin embargo, poco se ha dicho sobre cuáles pudieran ser las implicaciones de la independencia catalana. ¿Qué buscan aquellos políticos que favorecen la independecia de Cataluña de lograrlo? ¿Crearían una Cataluña que esté con el beneficio de su pueblo? ¿O servirán a la Unión Europea (UE) y a la OTAN de forma más eficiente y diligentes de lo que hubiera podido una España unida?

Hay cinco puntos que aquellos que siguen este conflicto deben saber y tomar en cuenta mientras que los eventos se desencadenan:

1. Cataluña tiene una formidable economía industrializada en relación a otras regiones de España, con un Producto Interno Bruto (PIB) y una población que por poco supera a naciones como Escocia y Singapur, y es muy probable que pudiera mantener su independencia de España.

2. La OTAN pareciera estar ansiosa por alentar la independencia y le daría la bienvenida a lo que ellos esperan sería una capacidad militar robusta para agregarle a sus guerras de agresión global.

Un artículo publicado por el Atlantic Council (un think-tank de la OTAN financiado por los Fortune 500) de 2014 titulado «Las implicaciones militares de la secesiones catalana y escocesa» manifestaría que:

«Cataluña tiene una población de 7.3 millones, con más de 300 millardos de dólares en PIB. Gastando un 1.6% de eso en defensa provee por encima de 4.5 millardos de dólares anualmente, o aproximadamente el presupuesto de Dinamarca, que tiene unas fuerzas armadas eficientes y prestigiosas. Los planes militares catalanes son más bien vagos, pero hasta ahora, hacen énfasis en la armada. Con los excelentes puertos de Barcelona y Tarragona, Cataluña está bien ubicada como un poder naval menor, "con el Mediterráneo como nuestro ambiente estratégico, y dentro del marco de la OTAN", tal como alegan los think-tanks de defensa nacionalistas. Los planes sin desarrollo invocan un grupo de seguridad litoral con unos cientos de marineros al principio. Luego de algunos años, Cataluña podría asumir la responsabilidad como "un actor de peso en el Mediterráneo" con aeronaves marítimas basadas en tierra y combatientes de superficies pequeñas. Eventualmente, la ambición nacionalista pudiera incluir un grupo expedicionario con transporte ligero y cientos de marinos, para asumir un papel importante en la seguridad colectiva.»

La nota del Atlantic Council concluiría enfáticamente que:

«De ser caracterizado acertadamente por los pocos papeles blancos que han salido, la posición de los separatistas sugiere una mirada valiosa y refrescante en la especialización en defensa colectiva: construir una marina que es comparativamente enfocada en influir en eventos en la orilla.»

3. Los políticos catalanes pro-independencia parecen apoyar de forma entusiasta el ingreso de Cataluña a la OTAN.


«El Primer Ministro Artur Mas confirmó explícitamente que Cataluña busca una membresía en la OTAN. En una entrevista reciente con el diario italiano La Reppublica, Artur Mas explicó que una Cataluña independiente se ve a sí misma en el corazón de la OTAN. Esto va en línea con el compromiso de Cataluña con la comunidad internacional, el principio de seguridad colectiva, la legislación internacional y el imperio de la ley en el mar.»

El artículo también señalaba que:

«Cataluña busca su libertad, no el evitar las responsabilidades inescapables que vienen de la mano con eso, sino ejercerlas en su totalidad junto a sus socios y aliados. Los catalanes entienden por completo que la libertad no vendría sin un precio, y que si bien la independencia significa el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, en lugar del gobierno extranjero, también quiere decir que ellos no serán capaces de ver en otra dirección cuando aparezca una crisis o un desafío. Ellos entienden que cuando venga el próximo Afganistán, sangre catalana también será derramada.»

En esencia, los políticos catalanes parecen estar muy comprometidos no sólo con la OTAN, sino con las guerras de agresión e intervención que liberan, y de derramar la sangre de su pueblo para ayudar a la OTAN a pelearlas.

4. Algunos políticos catalanes han comenzado a planificar su integración en la OTAN.

El Grupo de Trabajo de la Asamblea Nacional Catalana de Políticas de Defensa manifestó en un papel de 2014 titulado «Las dimensiones de las Fuerzas de Defensa Catalanas: Fuerzas Navales (resumen ejecutivo)»:

«El Mediterráneo: nuestro ambiente estratégico. La OTAN: nuestro marco operativo.

»Cataluña debe participar en SNMG2 (Grupo Marítimo Permanente de la OTAN 2; anteriormente Fuerza Naval Permanente del Mediterráneo), un componente de la Fuerza de Reacción de la OTAN, la NRF (por sus siglas en inglés).

»También sería conveniente que participara en el SNMCMG2 (Grupo Permanente número 2 de contraminado).»

5. Como Kurdistán, cualquier tipo de «independencia» pierde todo significado si el Estado resultante se encuentra a sí mismo profundamente dependiente e imbricado con la hegemonía occidental y las instituciones que la mantienen (especialmente al precio de Estados miembros o proxies), sea el kurdo o el catalán.

Que los políticos catalanes ya hayan manifestado de forma entusiasta y abierta que juraron sangre y dinero catalán a intereses extranjeros y las guerras que buscan pelear a lo largo del globo, sugiere que la idea de Cataluña de algún tipo de «independencia» es en realidad una Cataluña que simplemente se vuelve más dependiente, subordinado a un amo aún superior, incluso más lejano.
Pensando más a fondo

Estos cinco puntos deberían ser considerados por quienes están a favor y en contra de la independencia catalana. Mientras que Cataluña puede crear para sí misma una independencia significativa y duradera apuntalando la paz y prosperidad de su pueblo, pareciera que muchos en cargos de alta dirección pretenden sencillamente hacer que Cataluña vire de estar subordinada a Madrid para Bruselas.

Quedan sin responder más preguntas en relación a la economía catalana; incluyendo lo que pudiera hacer una Cataluña independiente, lo que pudiera hacer para alimentar corporaciones extranjeras de mayor envergadura que buscan esquivar las barreras y obstáculos en el actual clima económico español, y explotar a la Cataluña «independiente», su pueblo, sus mercados y recursos. Lamentablemente, tales políticas económicas y sus resultados pueden desenvolverse mucho después de que sea posible para el pueblo catalán el hacer algo al respecto.

Para la población catalana dedicada a la independencia, debe encontrar y usar una ventaja socioeconómica local, necesaria para dirigir a la nación potencialmente independiente hacia una trayectoria que mejor les sirva a ella y a su futuro, y no a un manojo de políticos catalanes más que dispuestos a servirle a los intereses sean de Bruselas, Londres o Washington.

2 octubre 2017

martes, 3 de octubre de 2017

Comunicado del colectivo AMOR Y RABIA ante el conflicto actual


1) Denunciamos sin matices la brutal intervención policial ordenada por el Gobierno central —con el apoyo de PSOE y Ciudadanos— y que sólo sirve a los intereses electoralistas del PP y de JxSí.

2) Rechazamos por completo apoyar un «Procés» puesto en marcha y dirigido por una casta política tan corrupta y represora como la gobernante desde Madrid y los partidos que les apoyan.

3) Recordamos como parte del Movimiento Libertario que el objetivo del anarquismo es un mundo sin clases ni fronteras, basado en la democracia directa y la igualdad.

Lo que está pasando en Cataluña es justo lo contrario: interclasismo y apoyo a un Govern neoliberal que está instrumentalizando el descontento social para sus intereses en nombre de un falso bien común, así como a la creación de un nuevo Estado en manos de los que en su día apoyaron el llamado Régimen del 78. El fin de la globalización neoliberal está dando paso a un proteccionismo de cariz identitario.

Desde AMOR Y RABIA vemos como algo fundamental combatir el capitalismo y concentrar nuestras fuerzas en combatir la sociedad de clases, centrando nuestras actividades en la cuestión social en lugar de la «cuestión nacional», que nos convierte en peones de las luchas internas de las diferentes oligarquías.

«Cambiar de amos no es lo mismo
que emanciparse de ellos.»
JOAN PEIRÓ

domingo, 1 de octubre de 2017

¡¡¡Agarrémonos bien que vienen curvas!!!

No creo en que con meter una papeleta en una urna sea suficiente para crear una verdadera democracia. La democracia si no es directa no es verdadera democracia, la llamada 'democracia representativa' que impera hoy día es incompleta (teniendo en cuenta que la voluntad popular puede ser fácilmente manipulada por quienes detentan el poder). Falta una mayor participación y compromiso de la gente, así como la libertad política de vetar o retirar de sus puestos a los representantes que no llevan a cabo lo acordado con sus representados.

Votar en Cataluña con la posibilidad de poder independizarse y crear otro nuevo Estado, sin cambiar más, tampoco es hacer democracia.

Pero, también es inadmisible la torpeza y autoritarismo del Gobierno central, que podrá acarrearnos nefastas consecuencias. Solo con ver algunas imágenes de ayer podemos hacernos una idea.

Un tribalismo irracional acarrea el surgimiento de otro peor...

KRATES

El saludo fascista y el 'cara al sol' cierran la concentración
en Madrid contra el referéndum catalán.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

No es oro todo lo que reluce: en el bando independentista catalán también hay fascistas

Por TOMMASO DELLA MACCHINA

¿Españolista = fascista / Catalanista = izquerdista? No es todo tan sencillo como cree el nacionalismo. En la siguiente foto correspondiente a una de esas noches de protestas contra la represión del Estado central contra los partidarios del referéndum se puede ver a un independentista catalán posando junto al coche de la Guardia Civil «tuneado» por los manifestantes. La foto fue difundida por La Vanguardia y apareció en casi todos los mass media:


¿Qué tiene de particular esta foto? Pues que el manifestante lleva una camiseta de Estat Catalá, que es un grupo fascista. Por si no se ve bien el logo, reproduzco una foto más clara de una camiseta con el mismo logo:


Aquí podemos ver el logo claramente de Estat Catalá, un casco nazi y un eslogan en la línea más casposa de la Legión Española. Por si alguien no lo sabe, esta organización tiene un largo historial de represión contra el movimiento obrero (en especial contra CNT y FAI) sobre el que se puede leer aquí. Pero lo peor de la imagen es que toda esa gente que simpatiza con ERC y las CUP conviven sin problemas al lado de este individuo con símbolos y eslóganes fascistas. El silencio de los medios centralistas es más explicable: con el sujeto en cuestión sólo tendrían una discusión sobre dónde colocar el alambre de espino de las fronteras nacionales pero nunca una bronca ideológica porque piensan parecido.

A continuación reproduzco propaganda de este grupo en la que difunden las mismas ideas racistas y anti-inmigración que difunden los fascistas y españolistas de Democracia Nacional o los ultras del Frente Nacional de Francia:


Señoras y señores de ERC y las CUP: apoyo su lucha por un referéndum de autodeterminación limpio y legal como el que se celebró por tres veces en Quebec y una en Escocia y si consiguen la anhelada independencia de Cataluña les deseo toda la suerte del mundo, porque con las ratas que se les han colado en la bodega del barco la van a necesitar.

22 septiembre 2017